En el artículo de hoy vamos a hablar de un tema muy interesante y por el que nos habéis preguntado muchos de vosotros. En la mayoría de casos, cuando empezamos en Google Ads no disponemos de grandes inversiones ni de muchísimos recursos, por lo que es normal verse intimidado por esos “grandes jugadores” de nuestro sector con los que parece imposible competir. Para ayudaros a solventar este problema, hoy hablaremos de estrategias que se pueden usar cuando tenemos un presupuesto muy bajo, y pertenecemos a un sector muy competido en el que es muy complicado conseguir nuestros objetivos.

Sin más dilación, aquí van unos tips esenciales para que tú también puedas llevarte un trozo del pastel.

Mantén tus campañas “simples” y tu objetivo claro (keep it simple!)

Si disponemos de poco presupuesto tenemos que ser realistas: no podremos apuntar a todas las palabras clave que queramos, ni podremos salir siempre primeros, ni podremos hacer “megacampañas”.  Lo hemos dicho muchas veces en artículos anteriores, si dispongo de 10€ de presupuesto al día a repartir entre 4 campañas, ya solamente nos quedan 2,5€ para cada una de ellas. Si además cada campaña contiene muchas palabras clave y grupos de anuncio, es inviable que podamos alimentar a toda nuestra “maquinaria”.

¿Qué podemos hacer? Piensa cual es tu producto estrella, cual es tu mejor servicio, o incluso qué es lo que te diferencia de tu competencia, y céntrate en ello. Si vendes camisetas de muchos colores, céntrate en el color que mejor retorno te ofrezca en tu tienda física, o quizás en el que tengas mayor calidad o mejor precio.

Lo que queremos decir con esto es que si tienes poco presupuesto lo mejor que puedes hacer es centrar tus esfuerzos en una única campaña en que todo esté enfocado en el mismo producto/servicio. No solo recibirá más presupuesto y por lo tanto trabajarás con más datos tanto tú como Google, si no que podrás mejorar tu página de aterrizaje, podrás controlar mejor a tu competencia, etc.

Importante: los ejemplos anteriores no son la regla, analiza el volumen de tu sector y tu propia capacidad para definir si es mejor que te centres en un solo producto o quizás en varios productos o campañas. Como siempre, testea, analiza y decide.

NO entres en la guerra de pujas

Esto es uno de los errores más frecuentes que nos encontramos en los sectores más competidos. Si dispones de poco presupuesto y perteneces a un sector con CPCs muy elevados, lo peor que puedes hacer es intentar ser primero o “aparecer siempre que me busquen“. Si a tu ya de por si bajo presupuesto le añades pujas muy elevadas vas a conseguir 3-4 clics al día, con lo que te va a costar muchísimo saber qué funciona y qué no lo hace.

En vez de intentar superar o igualar a tus competidores, te recomendamos que mantengas tus pujas mucho más bajas e intentes ir a por las palabras clave que quizás no están tan competidas. Puedes usar concordancias amplias con la puja muy bajita, o quizás buscar el long tail (búsquedas mucho más concretas con varias palabras) para ir a esos usuarios que tus competidores igual no están llegando.

La idea es que no te ofusques en querer ser el primero o aparecer siempre, ya que por norma general es algo muy complicado que requiere de mucha inversión, y además suele conllevar costes de conversión mucho más elevados que si trabajas con pujas más bajas o con palabras clave menos competidas.

Centra tus esfuerzos en un solo canal

Cuando hablamos de canal en Google Ads, nos estamos refiriendo a los distintos dispositivos en los cuáles tus anuncios pueden aparecer. Una forma fácil de optimizar tu presupuesto y tus esfuerzos es configurar tus anuncios para que solamente salgan en PC o quizás solo en móvil o tablet. Si desglosas tu histórico por dispositivo puedes analizar donde estás rindiendo mejor y por lo tanto centrar tu inversión en el dispositivo que mejor rendimiento te ofrezca.

Evidentemente que la omnicanalidad es importante y el multidispositivo es el presente, pero si tus recursos son muy limitados será mucho más fácil que centres tus anuncios en un único canal, a que intentes abarcarlos todos. Es muy posible que tus conversiones en PC sean un 50% o un 100% más baratas que en móvil o a la inversa, por lo que es muy buena idea apuntar al canal en el que mejor rindas para conseguir más con tus menos recursos.

Además del rendimiento histórico, a la hora de decidir qué canal podemos usar podemos pensar en nuestro sector, en si nuestra web está adaptada para móviles correctamente, si nuestra app funciona en tablets, etc. Por norma general el PC suele convertir mejor que el móvil, pero a su vez también suele conllevar CPCs más caros, por lo que siempre analiza y valora antes de tomar una decisión.

Conclusiones

Mantén tus campañas simples y centradas en un único objetivo, no entres nunca en la guerra de pujas de los sectores más competidos, y centra tus esfuerzos en único canal (¡a poder ser el que mejor te funcione!). Estos tres consejos te ayudarán a conseguir el mayor rendimiento posible con inversiones reducidas, por lo que empieza hoy mismo a aplicarlos y nos cuentas qué tal te han funcionado.

Si quieres aprender más estrategias como estas mantente atento a nuestro blog y a nuestras redes sociales, ¡y nos vemos en el próximo artículo!